Escúchate a ti mismo

by

Escúchate a ti mismo
A veces, cuando menos lo esperamos, encontramos cosas en nuestro cuerpo que no funcionan demasiado bien desde hace tiempo pero no nos habíamos dado cuenta. A veces, simplemente, es que siempre han funcionado mal y por eso no sabíamos que podían funcionar mejor, o que el deterioro ha sido tan lento que no hemos notado su mal funcionamiento hasta que ya ha sido demasiado evidente. Hoy no vengo a hablaros de mí, sino de mi tío favorito, alguien que casi pierde la vida por un problema que ni sabía que tenía.