Rutas Moteras

Siempre me ha gustado viajar, yo creo que como a la mayoría de personas, pero lo que no me esperaba es que viajar en moto fuera a convertirse en mi pasión. Y eso que sólo llevo un año haciendo escapaditas en moto a diferentes localidades más o menos cercanas a mi ciudad de residencia: Alicante.

Hay que tener una cosa clara, viajar en moto, si quieres que resulte económico, ha de ser por poco tiempo y os explico por qué: por muy grande que sea el maletero de la moto como mucho podrás meter una muda y un cepillo de dientes así que si te vas por varios días tendrás que pensar en comprar ropa nueva allá adonde vayas, además de comida por supuesto. Sin embargo, cuando hablamos de una escapada de fin de semana el viaje se hace más factible porque el ahorro en gasolina es importante, si comparamos con el gasto que hace el motor de un coche, y os puedo asegurar que merece la pena.

¿Es cansado? Sí ¿Es peligroso? Puede, pero no más que otras cosas ¿Merece la pena? Por supuesto. La sensación de libertad que tienes en la carretera es maravillosa, incluso la aventura de no saber exactamente dónde vas a parar a dormir, aunque puedes tenerlo todo organizado. Yo he probado ambas maneras de viajar y depende de adonde vayas os recomendaría una u otra.

Ir a la costa levantina, como he hecho ya un par de veces, es mejor hacerlo a la aventura porque hay tatos hostales, hoteles y albergues a lo largo del mediterráneo que si no hay habitaciones libres en uno las hay en otro y es genial la sensación de poder decidir en el momento dónde vas a hospedarte. Ahora bien, cuando viajas a alguna zona interior donde hay menos posibilidades de encontrar alojamiento o vas a algún lugar donde se celebre algún evento  y sepas que vaya a haber aglomeración de turistas, es mejor no arriesgarse y llevar todo bien organizado y reservado, más que nada por curarnos en salud.

shutterstock_224765821reducida

A lo loco

Ahora, lo que es una pasada, es coger la moto (siempre en compañía por a mí eso de viajar sola no me va), empezar a conducir y no saber dónde vas a parar ¿Qué te gusta el paisaje? Paras ¿Qué no? Pues sigues, ¿Qué quieres piscina? Pues buscas algo con piscina, ¿qué quieres montaña? Pues montaña… lo que se te apetezca podrás tenerlo.

Para vivir estas aventuras tienes antes que conocer muy bien tu moto. No puedes arriesgarte a salir con ella a un punto indeterminado que nadie conoce porque tampoco lo conoces tú y luego arriesgarte a quedarte tirada en una carretera de mala muerte. Yo siempre reviso cada pieza antes de salir y si veo algo raro o que no me gusta pido el repuesto a Rebesa y hago el recambio porque prefiero gastarme unos euros de más antes que ir con miedo a todas partes por si me peta algo en la moto. Llamadme precavida pero como ya conocemos el dio: más vale prevenir que curar.

Últimamente me he hecho fan de esta web de rutas de moto. Te explican cómo hacer la ruta, los caminos más fáciles, donde alojarte y hasta te narran las experiencias de otros usuarios que ya han vivido el viaje. Está muy bien porque así puedes hacerte una idea de lo que vas a ver y de si te merece la pena hacer la ruta u optar por otra.