Cómo enamorar a un chico en verano

by

Cómo enamorar a un chico en verano

Llega la época del verano, esa en la que se dice que es cuando comienzan más cantidad de relaciones amorosas, alumbradas al calor de las noches de estío y lo paseos cerca del mar o en la piscina. Yo misma incluso tengo ganas de enamorarme por fin y este año he decidido cogerme vacaciones por primera vez desde que soy empresaria para tratar también de encontrar el amor. Lo he conseguido gracias a que he contratado a los profesionales de Stock α, que llevan toda la logística integral de mi empresa, de forma que puedo ausentarme tranquila dejando a cargo a un empleado de confianza. Pero eso es otro tema. Vamos a hablar del amor, que es lo que a todos nos llena, y os vamos a dar unos consejos para que salga bien.

shutterstock_445448845reducida

Empecemos por el principio

Lo primero, para encontrar el amor, debemos buscarlo. Eso de que siempre aparece cuando menos te lo esperas es una gran mentira. No va a llamar a la puerta. Si te encierras en esa típica vida que llevan ahora muchos jóvenes desde casa, viendo series o películas y sin apenas relacionarse más que por whatsapp, está claro que no vas a conocer a nadie. Lo mejor es salir, apuntarse a actividades deportivas o incluso a un club de lectura o a clases de idiomas a ver si allí aparece alguien nuevo con quien surja la chispa. Pero además, si esto no funciona bien, tenemos una opción muy de moda en la actualidad, las páginas o aplicaciones de contactos, donde podemos empezar a charlar con gente que tiene unas aficiones parecidas a las nuestras o con quien tenemos una cierta afinidad, para luego llegar a tener una cita y que eso funcione.

Lo principal cuando logramos tener una cita es mostrarnos como somos. No tiene sentido fingir que somos los más divertidos o los más intelectuales. Al final eso se nota que son poses y a nadie le gustan, y a veces llegan incluso a abrumar o a aburrir. De hecho, a veces nos ponemos tan nerviosos que hablamos mucho y resultamos pesados.

Y no hay que forzar. Si salta la chispa es algo que se nota, queremos que la noche no se acabe y que dure mucho para seguir charlando y hablando y contándonos cosas. Eso se nota también cuando quieres saber todo el tiempo de esa persona y le escribes o la llamas muchas veces porque todas te parecen pocas. Pues bien, si notas eso en esa cita, puedes cantar bingo.

A los chicos no les gusta el rol de ser los conquistados. Si eres chica tendrás que dejarte cortejar un poco por él y hacerte incluso la dura en ciertos momentos. Nada de llevártelo a casa durante la primera menos y mucho darle pistas acerca de que tú también has sentido algo. Ese primer día hay que recogerse y volver a casa.

La segunda cita podéis sugeriros el ir a un cine, que es algo ya más íntimo. Y si la peli es de miedo es la excusa perfecta para que alguno de los dos se haga el asustadizo y el otro le coja la mano, consiguiendo así por fin el primer contacto, ese que después seguramente acabe en un beso al final de la noche.

Si eso ha sido así, es que hay química, así que es bueno dejar que fluya y que se vayan dando más citas. No abuséis de los mensajes por teléfono, sino que el otro debe extrañaros también para que sienta ese deseo de querer tener más citas. Si lo damos todo por hecho o lo regalamos de una forma fácil, no sé por qué extraña razón, tanto chicos como chicas acabamos perdiendo el interés por la otra persona. Es como si nos fuesen los retos.

Por último, si habéis logrado que esto arranque, no dejéis que el final del verano lo estropee, haced todo lo posible para que funcione, porque es muy complicado encontrar un amor verdadero.