Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué tipos de conexiones a internet nos podemos encontrar cuando nos vamos de viaje?

Hoy en día, de una u otra forma, todos dependemos del acceso a la red para poder vivir y es que muchos de nosotros teletrabajamos y podemos hacerlo desde cualquier parte de mundo, por lo que una de nuestras preguntas más habituales cuando emprendemos un viaje es saber qué tipo de conexión a internet tiene disponible el hotel o lugar a donde vayamos. Si bien, como os decimos, no somos los únicos, puesto que muchos de nosotros ya utilizamos aplicaciones como Google Maps para ubicarnos o ir de un lugar a otro, algo que, como sabéis, también necesita de una red de datos.

Es por ello por lo que hemos pensado en vosotros para crear este post en el que hablemos de los diferentes tipos de conexión que nos encontramos actualmente y que nos permiten trabajar, desplazarnos o disfrutar en cualquier parte del mundo. Si bien, además de una buena conexión a internet, también es fundamental contar con la ayuda de Oroc para tener esta conexión al mejor precio, puesto que los más viajeros sabréis que cuando nos desplazamos a Andorra o Suiza nos encontramos con sobrecostes muy elevados en nuestra factura de datos, por lo que tener contratada una buena tarifa de acceso a la red también es vital. En este sentido, ahora que ya tenemos clara la importancia de una buena tarifa, pasemos a ver los tipos de conexiones que nos encontramos habitualmente cuando viajamos.

  • Fibra óptica. Sin lugar a duda, este es, por excelencia, el tipo de conexión a internet más popular que existe hoy en día, gracias a su excelente rendimiento. La fibra óptica permite ofrecer una conexión a la red de alta velocidad y de una gran calidad, aunque algunos proveedores utilizan una mezcla de fibra óptica y cable coaxial, siendo esta última inferior en rendimiento y calidad. Una conexión de fibra óptica doméstica puede alcanzar, sin problemas, velocidades de 1 Gbps simétricos.
  • Conexión ADSL. Por desgracia para muchos, esta sigue siendo la conexión más habitual en muchos lugares del mundo. En este sentido, este tipo de conexión a internet representa una evolución que une las bases de la red telefónica conmutada y la red digital RDSI. Utiliza la línea telefónica, el clásico par de cobre, lo que facilita y abarata enormemente su implementación, y permite alcanzar velocidades bastante buenas, aunque no llega al nivel de la fibra óptica.
  • Red Telefónica Conmutada. Este es un estándar que está obsoleto y que ha caído en desuso, pero fue uno de los pilares básicos de la primera etapa del despegue de internet, así que merece estar presente por ser el pionero en su momento. Este tipo de conexión utilizaba la red de telefonía para transmitir de forma analógica, permitiría un ancho de banda de 56 Kbps y no podría trabajar con voz y datos de forma simultánea. En este sentido, muchos recordaremos que si llamaban por teléfono y alguien descolgaba se caía la conexión a internet.
  • Red digital RDSI. Aunque aún la usan algunas radios, lo cierto es que hoy ya se encuentra en desuso, aunque gozó de una época de gran popularidad, y lo cierto es que todavía se encuentra presente a nivel profesional, tal y como os hemos avanzado. En general mantiene las bases de la red telefónica conmutada, pero transmite en digital en lugar de en analógico. En una red digital RDSI no se utiliza un módem, sino un adaptador de red específico, y se necesita una infraestructura concreta, con el coste que ello supone.
  • Conexión vía satélite. Este es, en muchas ocasiones, el último recurso para llevar internet a aquellas zonas en las que no es posible llevar la red de una manera más convencional. Para conectarnos a internet por satélite es necesaria una gran cantidad de equipamiento como una antena, un módem específico y un conversor de reducción de ruido y se necesita un software específico. En este sentido, se utiliza mucho a nivel militar pero también en barcos y aviones.
  • Estándar Wi-Fi. Este es, claramente, el más utilizado actualmente. Este tipo de conexión utiliza ondas de radio con forma de dónut, trabaja en las frecuencias de 2,4 GHz y 5 GHz y es muy versátil y fácil de utilizar y de mantener. Actualmente imperan tres grandes estándares: Wi-Fi 4 y Wi-Fi 5, que ya están asentados, y Wi-Fi 6, que se está empezando a establecer.
  • Conexiones de datos móviles. Estas se han convertido en algo imprescindible debido al auge de smartphones y tablets. Podemos encontrar varios subtipos diferenciados por el rendimiento que ofrecen y por los avances tecnológicos que incorporan. Así, la más antigua es la conexión GSM, que fue la primera en ofrecer datos móviles, y la más actual es el 5G. Utiliza ondas de radio para su transmisión, y en su primera versión alcanzaba velocidades de hasta 10 Kbps, mientras que el 5G promete llegar a los 20 Gbps.

El estándar WiMAX, un tipo de conexión con alcances superiores a los 50 kilómetros

Este es otro de los tipos de conexión a internet inalámbrica que tenemos disponibles y a nuestro alcance. En concreto, este estándar destaca por utilizar ondas de radio en las frecuencias de 2,5 a 5,8 GHz y porque puede tener una cobertura hasta de 70 km. Por ello, como os imagináis, está pensado para llegar a zonas de difícil acceso y cobertura complicada, y es capaz de ofrecer además un excelente nivel de rendimiento, ya que en condiciones óptimas alcanza velocidades de hasta 1 Gbps.

Más mensajes interesantes

Scroll al inicio