París se merece una buena escapada

by

París se merece una buena escapada

París es la ciudad del amor y por sus calles y avenidas transitan durante todo el año millones de turistas de todas las nacionalidades. De hecho, según datos que ha dado a conocer el Comité Regional de Turismo (CRT) en el año 2017 París batió su propio record de visitantes acogiendo a 33,8 millones de turistas, siempre teniendo en cuenta la salvedad de que este organismo solo registra a los clientes que se alojan en hoteles, por lo que si alguien está pensando en regalarle a su novia/o una escapada a esta maravillosa ciudad para el día de los enamorados, debe darse prisa en reservar los vuelos y el alojamiento. Y si después de hacer las reservas oportunas nos queda un rato libre, se puede comenzar a planificar el viaje, ¿qué lugares se pueden ver?, ¿cuáles son los museos que no se pueden dejar de visitar?, ¿qué espectáculos están en cartelera?, ¿cuáles son los mejores restaurantes para degustar la buena cocina francesa? A todas estas preguntas os iremos dando respuesta a lo largo de las próximas líneas. 

Decidirse por una cosa o por otra, todo depende de las aficiones y gustos de cada persona, la duración de la estancia, el presupuesto que se tenga destinado para el viaje… pero lo que está claro es que solamente pasear y callejear tranquilamente por París merece la pena, llaman la atención sus increíbles edificios abuhardillados de estilo Hausmann con sus imponentes tejados cubiertos de zinc y de pizarra, que el Ministerio de Cultura de Francia ha incluido en su lista de Patrimonio Cultural Inmaterial. Una pizarra, esta que encontramos en París como la que extrae, elabora y distribuye a más de veinte países Pizarras y derivados, quien está especializada en la comercialización y distribución de pizarras para tejados, suelos y exteriores desde hace más de tres generaciones, lo que les confiere una gran experiencia y una profesionalidad indiscutible y que, sin duda alguna, se convierte en una de las mejores aliadas de la capital francesa a la hora de tener que restaurar alguno de sus inmuebles más icónicos.

Yéndonos más allá de la arquitectura, supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que nadie se puede ir de París sin visitar al menos los siguientes lugares:

  • La torre Eiffel. Es el emblema por excelencia de la ciudad. Se trata de una estructura de hierro forjado construida por el ingeniero francés Alexandre Gustave Eiffel para la exposición universal de 1889 en París, que conmemoraba el primer centenario de la Revolución Francesa. Su altura de 324 metros la convirtió durante 41 años en la estructura más alta del mundo.
  • Museo del Louvre. Es el museo más importante de Francia y uno de los más visitados del mundo, pues acoge obras pictóricas y escultóricas tan importantes como La Gioconda de Leonardo da Vinci, La Libertad guiando al Pueblo de Delacroix, Las Bodas de Caná de Veronés, La Venus de Milo, El escriba sentado o la Victoria Alada de Samotracia, entre otras. Este museo situado en el Palacio del Louvre, una fortaleza del siglo XII de 160.000 metros cuadrados, abrió sus puertas en el año 1793.
  • Arco del Triunfo. Este monumento es junto con la Torre Eiffel el más representativo de París, siendo testigo de innumerables momentos históricos desde su construcción en el año 1806 por mandato de Napoleón y representa las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón.  En su base se halla la tumba del soldado desconocido con una llama que permanece siempre encendida.
  • Palacio de Versalles. Es uno de los monumentos más visitados de Francia, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco hace más de 30 años, destaca por su grandiosa arquitectura y sus preciosos jardines. Su construcción fue iniciada en el año 1661 por el monarca Luis XIII, si bien sería su hijo Luis XIV a quien se considera realmente su creador pues fue quien determinó su grandeza y su destino como residencia real y del gobierno de la Nación, hasta el año 1789 en que dejó de funcionar como sede oficial del poder.

En París no todo lo que debemos de ver son monumentos

París no solo tiene monumentos que visitar, puesto que Francia es conocida a nivel mundial por su excelente cocina y gastronomía, es el país de los mil quesos, por la gran variedad que posee. En una visita no se puede dejar de degustar sus platos tradicionales como el Foie Gras, elaborado con hígado de pato, el Boeuf Bourguignon, ternera estofada en vino tinto, las Crepes, torta de trigo, Quiche Lorraine, tarta salada con carne y quesos, Tarte Tatin, tarta de manzana caramelizada, etc.