Los beneficios de estar en contacto con la naturaleza

by

Los beneficios de estar en contacto con la naturaleza

Aunque todos sabemos lo bien que nos hace salir a dar un paseo, disfrutar de una siesta en el pasto, ir a la playa a tomar un poco de sol, sentir la neblina en la cara o simplemente salir a caminar, no siempre buscamos la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza.

Esta es increíble y tiene muchas maravillas para ofrecernos, por lo que estar en contacto con ella nos ayuda a recargar energía y relajarnos, convirtiéndose en el mejor remedio cada vez que necesitamos ordenar nuestros pensamientos y recuperar la serenidad alejados del caos de la ciudad y nuestra rutina diaria.

Si te has dado cuenta que ya llevas mucho sin planear una escapada a algún sitio rural para sumergirte en lo mejor de la naturaleza, en este artículo te recordamos todo lo que puedes obtener de un par de días al aire libre.

Efectos positivos de los lugares verdes

En estudios realizados sobre la materia se ha podido comprobar, por ejemplo, que tener un lugar verde cercano al domicilio o al colegio ayuda a los niños a relajarse y afrontar los eventos adversos o estresantes.

En los niños. el contacto frecuente con la naturaleza les ayuda a estar mejor con ellos mismos y con los demás. Esto porque se reducen sus niveles de estrés, aumenta su capacidad de afrontar las situaciones de la vida cotidiana e incrementa su bienestar.

Además, Las 4 Esquinas, casa rural en Valle de Ambroz, nos cuentan que sus huéspedes crean conciencia de respeto y cuidado por el medio ambiente con solo contemplar la naturaleza o gozar de unos días de verano en la montaña. Y es que la exposición a entornos naturales nos hace ser mejores, promoviendo estilos de vida sostenibles, aumentando el cuidado y sensibilidad a favor del medio ambiente.

Así mismo, hay muchos otros beneficios que aporta el estar en contacto con la naturaleza. Aquí, algunos de ellos:

  • Estimula tu creatividad.La cantidad de energía que nos ofrece la naturaleza estimula nuestras neuronas y  favorece nuestro desarrollo cognitivo. Esto porque al movernos libremente por la naturaleza y observar su belleza  se despierta nuestra curiosidad.
  • La naturaleza reinicia tu cerebro. Se ha comprobado que este contacto aumenta la capacidad para retener información, paliando la pérdida de memoria. Además, mejora la autoestima y potencia la resiliencia.
  • Aumenta tu conocimiento e interés.Estar en contacto con la naturaleza te permitirá conocerla y apreciar su belleza, lo que, a su vez, te llevará a hacerte consciente de cómo funciona el mundo y cómo debemos cuidarlo.
  • Aumenta tu concentración.Las actividades al aire libre nos ayudan a distraernos y relajarnos. De esta forma, nos liberamos del estrés y podemos concentrarnos mejor en nuestras tareas cotidianas.
  • Reduce el estrés.Realizar una actividad al aire libre te ayuda a desconectarte y reducir la fatiga mental; además de que te da una sensación de libertad única.
  • Ayuda a tratar la hiperactividad. Los psicólogos ambientales Rachel y Stephen Kaplan utilizan las estancias en medios naturales para tratar la hiperactividady la falta de concentración debido a los múltiples efectos beneficiosos del entorno natural.
  • Nos adentra a un estado de conciencia más saludable. El entorno natural modifica el modo en que funciona nuestra mente, ya que cuando nos movemos con todos los sentidos abiertos por el campo, la atención dirigida descansa y es reemplazada por la fascinación. Este descanso funciona como una restauración que a menudo necesitamos, pues la atención dirigida que nos exigen el trabajo o el aprendizaje causa fatiga y conductas impulsivas.
  • Nos ayuda a escucharnos a nosotros mismos.Los colores y sonidos de la naturaleza nos invitan a abstraernos y a querer tomar un tiempo para la práctica de la meditación, conectándonos con nosotros mismos y permitiéndonos reflexionar.
  • La naturaleza siempre nos hace sentir aceptados. Los animales, las plantas o la tierra no nos piden nada a cambio, no nos miden de acuerdo a estándares, ni nos clasifican, por lo que nos hacen sentir en paz con nosotros mismos y con nuestro lugar en el mundo, rodeados de otros seres vivos entre otras innumerables formas de vida.
  • Nos sentimos más libres. La naturaleza nos permite ser como somostrabajadores o vagos, tristes o alegres, rápidos o lentos, introvertidos o extrovertidos, ricos o pobres, bellos o feos; ya que no nos juzga. Esto, a su vez, es funciona como uno de los efectos psicológicos curativos más eficaces.
  • El entorno nos ayuda a sanar. La causa de la mayoría de enfermedades se desconoce. Sin embargo, sabemos que son consecuencia deprocesos complejos que suceden en el interior del cuerpo y la mente, muchas veces por las sustancias que ingerimos, y también por el entorno con el que estamos íntimamente relacionados. Por lo que, cuando cambiamos nuestra rutina y nos conectamos con la naturaleza, estamos curando un poco los daños que le hacemos a nuestro organismo dentro de nuestra rutina del día a día, muchas veces sin darnos cuenta. Un ejemplo son aquellos estudios que demuestran que los niños que viven cerca de áreas verdes tiene  más herramientas para afrontar episodios de trauma como la pérdida de progenitores, separaciones o estrés.
  • Nos abre a terapias más eficaces. Cuando nos conectamos con nosotros mismos y nuestro ser interior, también nos abrimos a perspectivas de nuevas estrategias preventivas y a terapias más eficaces.
  • Refuerza el sistema inmunológico.A nivel físico, el contacto con la naturaleza también trae sus beneficios. Por ejemplo, muchas investigaciones han dado como resultado que pasar tiempo en la naturaleza nos protege contra diversas enfermedades como las enfermedades cardiovasculares, respiratorias, mentales y de los músculos.
  • Protege contra el cáncer. Según estudios realizados por el presidente de la sociedad de Medicina Forestal de Japón, Qing Li, pasear por un bosque, por ejemplo, potencia la actividad de las células NK, responsables de la destrucción de células cancerígenas.
  • Ayuda a adelgazar.  Está demostrado que el llamado “efecto verde” aumenta los niveles de adiponectina, una hormona con efecto preventivos de la obesidad o la diabetes, y además reduce la adrenalina y la tensión arterial

La Medicina Forestal

Debido a las múltiples ventajas de estar en contacto con la naturaleza, la medicina forestal ha cobrado importancia.

Esta disciplina nace en Japón tras comprobar cómo los Shinrin-yoku o baños de bosque ahuyentaban el estrés potenciando el sistema inmunológico. Tanto es así que en esta peculiar isla, donde el 67% de su superficie está cubierta de bosques, se está intentando estudiar el efecto que tienen las fitoncidas en la salud, con el fin de aumentar radicalmente el número de itinerarios forestales a disposición de los ciudadanos japoneses.

Y es que, al parecer algunas substancias que producen los árboles añosos, donde las concentraciones de musgos, líquenes o fitoncidas es mayor, ayudan contra algunas enfermedades como la fibromialgia, con la cual los resultados están siendo incontestables.

Dicha medicina se ha estado implementando con los pacientes de los hospitales de Santa Caterina y Josep Trueta, en los que se demuestra que los dolores se reducen a la mitad en los días en los que han realizado alguna actividad en espacios abiertos y naturales.

Eso sí, para que un baño de bosque tenga un efecto beneficioso, debes estar al menos dos horas caminando. Cuando lo hagas, procura entregarte al máximo,  abre los cinco sentidos, abandona el móvil, trata de desconectar de todo y huele, toca, observa los colores, las formas, las luces y escucha.

Salud bajo el mar

También son de sobra conocidos los múltiples beneficios que puede darnos el agua de mar para nuestro organismo. Según los profesionales de Puerto Buceo, cuentan con clientes fieles que realizan escapadas periódicas a Cádiz solo para contratar con ellos bautismos de buceo y algunas experiencias y excursiones similares porque aseguran que el mar les da vida. Y no andan equivocados.

Beneficios que nos aporta el mar:

  • Activa los cinco sentidos. Esto es lo que nos ayuda a entrar en estado meditativo, de paz y tranquilidad, ya que tenemos los cinco sentidos atrapados y concentrados en un solo elemento.
  • Cuando estamos tranquilos y en paz, entramos de manera fácil en estado meditativo, de meditación.
  • Facilita nuestra concentración y reduce el estrés.
  • Limpia los pulmones y mejora su funcionamiento.
  • Piel más suave, protegida y firme.
  • Relaja el cerebro y facilita su concentración.
  • Estabiliza la tensión arterial.
  • Entrena el corazón. El agua del mar es muy recomendable para mejorar la circulación sanguínea del cuerpo.
  • Fortalece las articulaciones y los huesos. El simple hecho de meterse dentro del agua ya provoca efectos positivos a nuestro cuerpo. El hecho de tener que mantener el equilibrio, por ejemplo, ayuda a fortalecer los músculos y las articulaciones.
  • El yodo que se encuentra en la brisa marina es un bactericida natural que ayuda a eliminar las infecciones, sobre todo aquellas relacionadas con el sistema respiratorio y ocular.
  • Previene la retención de líquidos.
  • Ayuda a cicatrizar la piel.

Consecuencias del “déficit de naturaleza”

Por el contrario, cuando no dedicamos tiempo a disfrutar de la naturaleza, nuestro cuerpo comienza a mostrar signos de consecuencias negativas.

Richard Louv etiquetó este nuevo paradigma como “trastorno por déficit de naturaleza”, el cual se ha comenzado a dar debido a los nuevos hábitos de la familia que les llevan a sufrir consecuencias contraproducentes en la salud.

Por ejemplo, los niños pasan más tiempo delante de una pantalla que realizando actividad física al aire libre, y practicamos una alimentación cada vez más procesada, disparando los índices de obesidad, entre otros.

Así, el nulo contacto con la naturaleza genera problemas como sobrepeso, estrés y estilos de vida poco respetuosos con el medio ambiente:

  • Se incrementa la obesidad infantil, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 o el síndrome metabólico
  • Se padecen más problemas respiratorios, no sólo porque son los árboles quienes nos regalan el oxígeno, si no porque otras molestias como las alergias se ven potenciadas por el efecto de la contaminación.
  • Aumento de problemas psicológicos, como el aumento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad(TDHA), estrés, irritabilidad o falta de concentración.
  • Produce un avance desaforado de la miopía en niños. Por ejemplo, en China, el 90% de los niños y adolescentes tienen este defecto, y en Europa o Estados Unidos este índice se ha duplicado en los últimos 50 años. Así, investigaciones han certificado que se debe a la gran cantidad de horas que pasan a cubierto, lejos del sol, único estímulo capaz de hacer que liberemos dopamina en la retina, el neurotransmisor encargado de regular la forma del globo ocular durante el crecimiento.
  • Se carece de vitamina D, un nutriente cuya fuente mayoritaria es el sol.