Limpiar puede ser una actividad de relax

by

Limpiar puede ser una actividad de relax

Quizá la tarea que más gente pospone es la de limpiar la casa, pues el ritmo de vida caótico que llevamos no nos permite tener tiempo para ordenar todo el desorden que generamos durante la semana. Sobre todo, teniendo en cuenta que en muchos casos el fin de semana es el momento de recargar las pilas, y no queda ningún tipo de energía para ponerse a ordenar y limpiar la casa.

Pero ojo, no estamos dando motivos para excusarte, pues hay muchas maneras de limpiar la casa sin caer en la procrastinación y la pereza. Personalmente lo que más pereza me da a la hora de limpiar es no contar con los productos necesarios para los suelos, baños, cocina… Así que unos días antes de ponerme a limpiar hago un listado de lo que necesito y hago el pedido a Stocknet Vallés, una tienda de productos de limpieza online al mejor precio, ya que son fabricantes de productos de limpieza, investigadores, proveedores y además venden directamente.

Si necesitas más motivos para ponerte a limpiar esa estantería llena de polvo, en el artículo de hoy vas a ver cómo limpiar la casa puede calmar tu mente. Por tanto, si eres una de esas personas que tiene mil cosas en la cabeza, y que no puede parar el flujo constante de pensamientos, sigue leyendo.

Una de las enfermedades menos conocidas en la sociedad de hoy en día es el pensamiento constante, tal y como predica Eckhart Tolle o Krishnamurti. Esta enfermedad se basa en la idea de que la mayoría de los pensamientos que tenemos a lo largo del día son totalmente inútiles, banales y faltos de verdad, pues se basan en una interpretación de la vida alejada del aquí y el ahora, lugar en dónde está la felicidad. Como veremos a continuación esto es lo que más o menos predica el budismo.

Cómo limpiar la casa despeja la mente

El concepto de “limpiar la casa” no solo tiene un significado literal, también tiene uno simbólico: deshacernos de cargas emocionales, dejar atrás aquello que ya no nos sirve. El desorden nos produce estrés y desasosiego. Y la limpieza doméstica, realizada como un ejercicio de “atención consciente” (mindfulness), puede traernos importantes beneficios y convertirse en una terapia. Para ello hay que entender la tarea de la limpieza doméstica como un acontecimiento positivo y un ejercicio de alivio del estrés. Es importante estar dispuestos a realizar con otra actitud una de las tareas más universales y que peor fama suele tener: la limpieza doméstica.

Efectivamente, la necesidad de limpiar y organizar nuestros entornos responde a la necesidad de regeneración. Y realizar la limpieza de nuestro entorno se puede transformar en nuestro momento de meditación diaria o semanal. Se trata de aprovechar la ocasión para realizar un ejercicio de Mindfulness. Hay que intentar que el momento de la limpieza no sea el de intentar solucionar los problemas que nos preocupan, ni de ver la televisión, ni de discutir con nuestra pareja…

Es necesario centrarse en el acto, ordenar, guardar silencio y, sobre todo, prestar atención a lo que se hace. Esta atención plena nos permitirá lograr un estado meditativo en el que se logra disminuir las ondas cerebrales. De esta manera se reducen los niveles de estrés y de ansiedad. Es así como la limpieza doméstica se puede convertir en un ejercicio físico y espiritual reparador.

En el budismo también se concibe la limpieza como una forma de meditación que se lleva a cabo todos los días. Los monjes budistas consideran la limpieza doméstica como un ejercicio espiritual mediante el cual cultivan y purifican la mente, el alma y la vida. No olvidan que uno de los discípulos de Buda encontró el nirvana mientras estaba barriendo. Para los budistas nuestro entorno está conectado con nosotros y refleja nuestra mente. Explican que cuando ese entorno es desordenado, nuestra mente también lo es. Así mismo, si mantenemos hermosa nuestra casa, nuestra mente estará clara y tranquila. También consideran que, al realizar la tarea de la limpieza, nuestra mente se concentra en el presente. El vivir en el “aquí y ahora” es una de las llaves de la felicidad y éxito en la vida.