El autocuidado, una actividad sensorial con opciones para todos los gustos

by

El autocuidado, una actividad sensorial con opciones para todos los gustos

En un mundo hiperestimulado, donde todos dormimos poco, tenemos demasiadas tareas por hacer, nos faltan horas en nuestro día a día y por eso nos estresamos en exceso, donde las preocupaciones inundan nuestra vida, donde nos entregamos en cuerpo y alma a nuestros seres queridos olvidándonos a veces de nuestras necesidades y donde no encontramos apenas tiempo para relajarnos y para disfrutar de nosotros mismos, la moda del autocuidado llegó para quedarse. Y menos mal. Porque a golpe de repetición y de que se volviera una tendencia, todos fuimos familiarizándonos con el término primero para acabar adaptando esa práctica a nuestras vidas.

Así, es cada vez más habitual acudir a la peluquería para sentirnos más cómodos, pedir cita en un salón de belleza para sentir que nos dedicamos un rato para nosotros mismos, acudir a un masajista para relajarnos y descontracturar nuestro cuerpo castigo por el estrés y la tensión o pagar clases de gimnasio para soltar endorfinas y olvidarnos de todas las preocupaciones por un rato. Y en este sentido, desde El Árbol de la Vida nos dan una clave que en numerosas ocasiones no tenemos en cuenta: el autocuidado puede ser barato, no hace falta salir de casa para relajarnos y sentirnos conectados con nuestros deseos y, sobre todo, que el mundo sensorial esconde una gran cantidad de secretos que podemos explotar para relajarnos, sentirnos contentos, desconectar y volver a conectar con nuestro interior.

La meditación es uno de esos momentos, consistente además en apagar los sentidos externos para conectar los internos: la escucha de nuestra voz interior, la visualización de nuestros sueños y deseos materializándose o simplemente la desconexión de cualquier estímulo para mantener la mente en paz. Y no hace falta realizarlo en un silencio absoluto que puede llegar a ser incómodo, sino que hay muchos elementos que se pueden emplear: la grabación de una meditación guiada o de una música relajante, el uso de difusores con alguna esencia relajante como la lavanda, hacer sonar un cuenco tibetano ya que sus ondas relajan la mente o encender alguna varilla de incienso, que nos aporte aquello que queramos atraer a nuestro momento de paz. Elementos todos ellos, además, que se pueden adquirir fácilmente en cualquier tienda esotérica.

En el caso de elegir la meditación como forma de autocuidado y desconexión, es opcional el uso de elementos adicionales para hacer de esta experiencia algo inolvidable y altamente aconsejable. Por ejemplo, sería ideal utilizar una fuente de luz tenue, lejos de esas bombillas led que tanto iluminan. Así, podríamos adquirir una lámpara de sal, que emite una luz tenue y rosada invitando así a la paz y a la tranquilidad. Además, tiene numerosos beneficios. Por ejemplo, son conocidas por limpiar el aire y reducir los síntomas de la alergia y el asma, así como eliminar el polvo, el polen, el humo del tabaco y otros contaminantes del aire; ayudan a dormir mejor y además es una muy buena idea como ‘quitamiedos’ infantil; mejoran el estado de ánimo y la concentración y respetan el medio ambiente.

La meditación también se puede acompañar de inciensos que estimulen el olfato y despierten en nosotros emociones como paz o tranquilidad, por poner dos ejemplos. En esos casos, el más indicado es el incienso de lavanda, ya que es un aroma relajante e ideal para aportar tranquilidad al ambiente. En este sentido también actúa el de mirra, mientras que el incienso de canela es revitalizante y afrodisiaco y crea un ambiente de seguridad. En cuanto al de romero, se utiliza para aumentar la memoria; el incienso de eucalipto ayuda a descongestionar el sistema respiratorio; la vainilla estimula los sentidos del cuerpo, y el incienso de rosas es utilizado para disminuir el estrés.

Los baños de descarga o los ungüentos, otras formas de autocuidado

Sin embargo, hay otras muchas opciones de autocuidado que pueden realizar desde casa sin conllevar un precio demasiado alto. Es el caso de los baños realizados con bombas efervescentes. El proceso es tan simple como llenar la bañera y dejar que la bomba de sales minerales prensadas se deshaga liberando así las esencias y los aceites que contiene.Hay bombas de baño de muchos tipos, incluso algunas están destinados a los más pequeños de la casa, y todas tienen un objetivo común: llenar el agua de aromas, colores y propiedades.

Las más ideales para un baño relajante, liberador y nutritivo son aquellas que liberan aromas y aceites que hidratan y nutren la piel. Otras también proporcionan un efecto de relax, otras están destinadas a calmar y relajar la mente y otras son ideales para la pareja, ya que ambos disfrutan del baño mientras la bomba de baño libera las esencias adecuadas para potenciar el amor.