Cómo superar la adicción a las pantallas

by

Cómo superar la adicción a las pantallas

A la mayoría de las personas, les preocupa de verdad si a lo largo del día, están pasando más tiempo del que debieran enfrente de una pantalla.

Los dispositivos móviles son los que la gente emplea más, ya que su pequeño tamaño, hace fácil su uso y transporte.

Todos disponen ya de numerosas apps, en la que los usuarios pueden realizar cualquier tarea útil y del día a día: hacer la compra, hablar con sus amigos, escribir mensajes, consultar la cuenta bancaria, hacer pedidos, realizar reservas e incluso planear las vacaciones.

Prácticamente, podemos hacer de todo desde nuestro smartphone. Su evolución nos ha sido de gran ayuda, pero una gran mayoría de los usuarios no saben pasar tiempo sin tener su dispositivo móvil en la mano. Esta dependencia a la pantallas puede convertirse en una adicción, y en un grave problema.

¿Qué es la adicción a las pantallas?

La adicción en si es un trastorno de comportamiento compulsivo que puede volverse excesivo, en el que individuo puede generar angustia y afecta a su vida personal cuando no realiza la actividad que le genera la dependencia. El motivo de la adicción puede ser el juego, las drogas o el tabaco.

Sin embargo, según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) no contempla la adicción a las pantallas o a los smartphones. Sólo registra la adicción al juego en estos dispositivos, no a su uso excesivo en general.

Pero los síntomas de adicción a las pantallas son los mismos que en otra adicciones como el juego. El individuo puede tener angustia, estrés, problemas en la vida personal y familiar, vergüenza e incluso desesperación si no realiza su actividad favorita.

Síntomas de la adicción a las teléfonos móviles

Según un estudio de 2016, se propuso una serie de criterios en el que se podría diagnosticar a las adicciones conductuales.

Los más comunes, serían:

  • Incapacidad de controlar el impulso a usar el smartphone.
  • Ansiedad o Irritabilidad si se ha estado un período de tiempo sin usar un dispositivo móvil.
  • Deseo persistente por usar el móvil.
  • Tener problemas físicos o psíquicos tras el uso del móvil. y seguir usándolo aun sabiendo y ser consciente de los problemas que conlleva.

Consecuencias de la adicción a la pantalla

Ser un adicto a los dispositivos móviles, tiene varias consecuencias negativas en el individuo y su entorno. Como por ejemplo:

  • Problemas físicos, como miopía, cefaleas, contracturas musculares en cuello y nuca, dolor en mano y dedo pulgar, vista cansada, dolor lumbar, insomnio, migrañas, cefaleas, dolor ocular, etc.
  • Problemas psíquicos o mentales, como alteración negativa del comportamiento del adicto, irritabilidad, estrés, ansiedad, impulsividad, baja autoestima, depresión…
  • Problemas sociales, ya que le individuo se aísla de su entorno, con la consecuencia de problemas familiares, de amigos o de pareja. Su red laboral o de estudio podría verse afectada, ya que puede tener comportamientos negativos hacia sus deberes y tareas.
  • Pérdida del tiempo en tareas inútiles, pudiendo ser aprovechadas en formación u ocio sano, por ejemplo.
  • Peligro físico, ya que se puede cruzar la calle con el semáforo en rojo al no darse cuenta por estar mirando el móvil.

En adolescentes y niños, los problemas pueden ser más graves y perjudiciales, teniendo en cuenta que su sistema cognitivo, conductual, físico, etc., se encuentran en desarrollo, y estos trastornos podrían desviar su correcto función de cada a la edad adulta.

Cómo usar el teléfono móvil. para no causar adicción

Un uso responsable de los dispositivos, evitará estos problemas citados arriba, por ejemplo:

Establecer limites de tiempo

Los mismos smartphones como Apple (Tiempo de Pantalla) o Android (Bienestar Digital), disponen de limites de tiempo saludables del uso del dispositivo, en el que ayudan al usuario a controlar.

También existen diversas aplicaciones que permiten avisar y controlar el tiempo del uso, para evitar estar jugando a un juego o revisar videos de ocio durante horas y horas.

Identificar si su uso excesivo es por una necesidad de conexión social

Es decir, deseas establecer relaciones sociales y siempre usas los dispositivos móviles para conseguirlo.

En vez de tanto uso a tu móvil., considera apuntarte a un gimnasio, club o asociación para hacer relaciones cara a cara. Por ejemplo, apúntate a un club de senderismo o a clases de pintura o inglés. Considera qué afición te gusta más y realizarla presencial.

Guarda tu teléfono por la noche

Numerosos estudios han demostrado que el uso del teléfono inteligente antes de acostarte altera la calidad del sueño y del descanso.

Para ello, aparte de evitar su uso, es mejor alejarlo del cabecero de la cama, ya que las ondas electromagnéticas del móvil. incluso apagado, faceta negativamente a nuestro sueño.

Para ello, pon la alarma y coloca el móvil. lejos de la mesita de noche, o en otra habitación. Si te gusta poner sonidos de meditación o audio libros para dormir, podrás ponerlos, pero con el aparato lejos.

Apagar el sonido de las notificaciones

Es irritante que vayas cogiendo el sueño cuando, de repente, suena el pitido estridente e irritante de una notificación.

Para evitar el tener que coger el móvil. de inmediato, mejor es ponerlo en silencio y apagar las notificaciones o silenciarlas.

Poner la función de “no molestar” es una forma poderosa de tener todo bajo control, no el móvil.

Cómo solucionar una adicción a la pantalla

Si la adicción ya es un hecho en tu día a día, debes de pedir ayuda profesional para que no se grave más el problema.

El profesional, debe considerar el grado de adicción y llevar a cabo una serie de pautas para reducir la dependencia (aunque ya indicamos que como adicción en sí no era considerada en el caso de las pantallas).

Para ello, recurre a especialistas que traten terapias como la cognitivo conductual (TCC) o de atención plena. Estas terapias trabajan los pensamientos del individuo que influyen en sus emociones y comportamiento; así como ayudan a que sus pensamientos se vean objetivamente y evitar el impulso sobre ellos, sino a cierta distancia.

Los psicólogos especialistas, disponen de terapias especializadas y personalizadas para los individuos que disponen de cierta dependencia a las pantallas, como los terapeutas Gestalt de PSI, con terapia de adicción a las pantallas, TCC y atención plena.