¿Cómo podemos evitar ser víctimas de una estafa al comprar un coche de segunda mano?

by

¿Cómo podemos evitar ser víctimas de una estafa al comprar un coche de segunda mano?

Ya sea que queremos alquilar un vehículo para un momento puntual, como por ejemplo turismo, un viaje en familia, etc., o que queremos el vehículo para darle un uso diario, la compra y alquiler de vehículos de segunda mano a particulares es un negocio con mucho movimiento en nuestro país.

De hecho, según cifras hay unos dos millones y medio de transferencias de vehículos al año en España. Esto porque los cotos y las exigencias que establecen los particulares para acceder al vehículo son mucho más bajos y fáciles de cumplir que los que colocan las agencias.

Lo malo de esto son las estafas y fraudes que suelen abundar en este mercado, ya que se presta para que muchos vendedores le tiendan trampas a los clientes y le metan gato por liebre.

Como nunca podemos dejarnos llevar por lo que parece, y no tenemos muchas otras formas de corroborar la fiabilidad de la persona que tenemos al frente, solo nos queda cuidarnos las espaldas estando al pendiente de ciertas pistas que podrían delatar que algo no anda muy bien.

Así, es verdad que hay pistas muy obvias, como por ejemplo un precio demasiado bajo, de compradores que te pidan un adelanto de dinero o una seña para ver el coche. Mientras que hay ciertas medidas que hay que tomar por nuestra cuenta como verificar la identidad del vendedor siempre que sea posible, si el vehículo tiene algún antecedente, etc. Pero hay otros indicios que quizá podrían escapársete y que solo unos expertos en el mundo de la compra, venta y alquiler de coches como lo son nuestros amigos de Mouronte, alquiler de coches de lujo en Lugo, nos pueden ayudar a encontrar. Sigue leyendo y agudiza tus sentidos.

¿Cuáles son los engaños más comunes en la compra por alquiler de un coche usado?

Hoy en día, con toda la comodidad de compra que ofrece la Internet, la estafa más común de la que se puede ser víctima es del llamado “phishing car” que se trata de cuando haces la reserva, compra o alquiler de un coche a través de una página web, incluyendo el pago del mismo pero el coche nunca llega. No obstante, también podemos ser victimas de otras triquiñuelas como estas:

  • Cuentakilómetros manipulado

También conocido como el afeitadode kilómetros, consiste en rebajar el número real de kilómetros que tiene el coche en cuestión para poder aumentar su valor, incluso pudiendo llegar a los 50.000 euros de más, monto por el cual esto ya pasa a ser un delito grave y de conseguirse al estafador, deberá pagar con seis años de cárcel.

Para no car en este truco barato, nuestro deber es consultar con el informe de la DGT o la documentación de la ITV, en donde debería aparecer el número real de kilómetros recorridos. Igualmente, podemos tener una noción de ello por el estado del embrague y de los frenos, así como el desgaste de los pedales, el volante o la caja de cambios.

  • Libro de revisiones falso

Por supuesto, para que la mentira sea creíble, la misma persona que efectúe el afeitado de kilómetros buscará falsificar los documentos del coche para que corroboren con los kilómetros que alega tener., incluso aquí con sellos de concesionarios truncados en pro de conseguir delinquir.

  • Venta de un vehículo del que no se es el titular

Muchas veces los vendedores buscan recuperar alguna deuda o sacar algún dinero extra vendiendo un coche que no es de ellos, por lo que de caer en la trampa y adquirirlo podrías llevarte con la desagradable sorpresa de que la ley tarde o temprano toque a tu puerta y te pida el coche en embargo por una cantidad superior, incluso, a la del importe del coche. Así, no solo te quedarás sin e coche, sino también si el dinero que invertiste en él y pagando tú la cantidad solicitada.

  • Venta de un vehículo robado

Peor aún, hay bandas organizadas que se encargan de vender vehículos robados. Esto funciona de la siguiente manera: se le roba el coche a un particular, de seguro en otro país, para luego cambiarle la identidad y venderlo como un coche de segunda mano en este país, acompañado por documentos falsificados y un nuevo troquelado del número de bastidor en el chasis, que aunque se vean muy reales no son nada legales

Para detectar esta manipulación, igual que las de los dos casos anteriores, es una tarea bastante difícil, que por lo general solo suelen lograr las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y no el ojo de un comprador cualquiera como tu.

De caer en la estafa no solo pasarás por un susto con la justicia, sino que se te quitará el coche para devolverlo a su dueño real, no se te devolverá el importe que invertiste en él y por supuesto, el que te lo vendió no estará allí para asumir el daño causado. De hecho, incluso en caso de que se llegue a conseguir al delincuente, este solo podrá devolver el dinero de la estafa al comprador si está solvente para hacerlo, cosa que por supuesto, nunca sucede.

Así, la única medida que podrás tomar en estos casos es evitar comprar un vehículo a un particular sin comprobar previamente sus antecedentes en Tráfico.

¿Qué hacer para evitar ser víctima de la estafa?

Como ves queda de tu parte estar alerta de que el vehículo cumpla a cabalidad con todas las características que lo hacen una compra fiable.

Por ejemplo, cuando vas a reserva o alquilar un coche por Internet, hoy en día tienes disponible plataformas que te garantizan un proceso 100% seguro, siendo transparentes en todos los pasos de la adquisición y mostrando una reputación confiable. Por ejemplo, estos sitios te mostrarán hasta 30 y 40 fotos de cada vehículo, tendrás acceso a las matriculas y variedad de informes que prueben la veracidad de las características ofertadas para el coche

También siempre hay que buscar el precio justo por nuestra compra; otra vez, no el precio más bajo, sino el precio justo. Por lo general las gangas son la tapadera de algo no tan bueno, nadie regala calidad.

Para saber cual puede ser un precio de oferta dentro del rango normal y aceptable, podemos consultar varias páginas web y comparadores de coches en los que podamos conocer los precios de un coche con las mismas características en el mercado actual de la región. En el que queramos adquirirlo, así podremos establecer si este precio se encuentra dentro de lo que es normal en ese momento o más bien es tan barato que hele a trampa.

Otra pista que podemos tomar en cuenta es el lugar en el que están hechas las fotos. Por lo general las fotos de los coches están hechas en una misma instalación, ya sea la de la agencia en cuestión o el sitio de almacenamiento del titular, así que es fácil tener dudas sobre un coche que unas veces aparezca sobre un fondo azul, otras sobre un fondo blanco y así.

También podemos jugar al detective con el vendedor, hay que preguntarles aspectos claves sobre el coche y el funcionamiento del mismo en diferentes ocasiones, ya que como dicen la mentira siempre sale. Muchas veces nos olvidamos de lo que inventamos, sorbe todo cuando se trata de números y detalles, y terminamos contradiciendo nuestra propia mentira.

También hoy en día es muy fácil comprobar la identidad de una persona colocando su nombre, número de teléfono, dirección o su correo en los buscadores de Internet y comprobar si es quien dice ser y que información importante nos arroja la web. Incluso, existen aplicaciones que funcionan como identificadores y que te pueden decir si algún número o correo tiene alguna denuncia.

Por supuesto, no queda de más recordarte que la regla de oro siempre es no dar dinero por adelantado, ya que por lo general esta es la característica principal de una estafa.

Incluso, si es verdad que la mayoría de las estafas están diseñadas para hacer caer al comprador, los vendedores de coche de segunda mano no están completamente exento de ser timados por su comprador. Por ejemplo, aquellos que suelen ofrecer más del precio ofertado, o quieren pagar con cheques o talones falsos.

Así, la historia es que aparece un comprador muy interesado en el vehículo y con mucha urgencia de comprarlo, pero que no tendrá el dinero al momento y se ofrecerá a pagar con un  cheque y un talón, firmando cualquier documento que creas necesario, da igual, el comprador misterioso se irá con el coche y cuando vayas a querer cobrar tu cheque o talón y el banco te anuncie que no tiene fondos, el delincuente se encontrará bien lejos con tu coche.

Lo bueno es que es en estos casos no es tan difícil rastrear al ladrón, y si se le encuentra, este solvente o insolvente, deberá devolverte tu coche y por supuesto, enfrentar todo el peso de la justicia.

Esperamos haberte ayudado con estos tips y que de ahora en adelante estés blindado contra timos.