¡Aquí hay playa y mucho sol!

Alfredo y yo somos de Madrid, entonces cuando llega el verano lo que más nos llama es la playa para tomarnos un bañito, una copita a orilla del mar, y poder lucir a la vuelta de nuestras vacaciones un moreno espectacular. Llevamos varios años alquilando un piso a través de Romer Playa, una agencia inmobiliaria ubicada en Denia que no sólo gestiona y vende apartamentos en la playa, sino que propone también todo tipo de viviendas de alquiler, tanto de forma anual como vacacional o de corta estancia.

Nosotros siempre alquilamos el mismo piso (¡de momento!). Es cómodo, funcional y súper bonito y se encuentra además en primera línea de playa. ¿Qué más puedes pedir? Porque por muchas piscinas que haya en la capital y alrededores, no hay nada como la playa. Eso es por lo menos lo que pienso yo… Y bueno, hay que reconocer que la Costa Blanca es verdaderamente bonita y que consta de unos pueblos de pescadores preciosos en los que se puede comer unos arroces y unos productos del mar, frescos y exquisitos por muy poco dinero. Vaya que si los comparas a los precios aplicados en cualquier restaurante, garito o bar de la capital ¡hay una gran diferencia! ¡Un enorme trecho!

shutterstock_279350927reducida

Los atardeceres en las playas valencianas son una pasada

¿Y qué me dices de los atardeceres en las playas valencianas? ¡Son una auténtica pasada! Y playas a Denia no le faltan. Ésta puede en efecto presumir de tener más de veinte kilómetros de playas, en las que si vas por la parte norte te encuentras largas superficies de arenas tostadas, y si vas por la parte sur entonces se van alternando los lechos arenosos con las bellísimas calas rocosas. ¡Hay para todos los gustos! ¡A nosotros nos encanta! Como también nos gusta andar y descubrir nuevos sitios, pues solemos irnos de senderismo con unos amigos que conocimos veraneando aquí hace unos años. Tal y que como nosotros se enamoraron del lugar y siguen volviendo por ello todos los veranos e incluso cuando se presenta un largo puente. Por mi parte, me gusta mucho la capital de la Marina Alta (Denia). Dicen que fue fundada por lo griegos y consagrada a Diana (o Artemisa), la diosa virgen de la caza. No lo tengo muy seguro pero algo he oído sobre el tema. En fin, por si os interesa saber un poco más acerca de ello, en el castillo se encuentra un pequeño museo en el que podréis encontrar más información. Además, las vistas son espectaculares y se pueden ver los barcos y buques partiendo hacia Ibiza… ¡Es un espectáculo precioso!

Por otra parte, hay que destacar que el pueblo creció a espaldas del mar para protegerse de los ataques de los piratas y de las invasiones extranjeras, lo cual le añade un encanto un tanto peculiar. Asimismo, tampoco se puede decir que el lugar carezca de historia ya que hace siglos estuvo amurallado y que en el barrio más antiguo se percibe todavía la antigua medina árabe. También se puede ver a escasa distancia de allí, en el núcleo urbano de Xàbia, el Museo Arqueológico y Etnográfico, que dicen fue instalado en la casa-palacio de Antoni Banyuls, un poderoso e influyente cortesano del rey Felipe III. ¡Vaya!, que como lo he dicho más arriba, hay para todos los gustos y muchas cosas por ver en la zona. Y bueno… La misteriosa y bellísima Calpe está a la vez muy cerquita y vale la pena visitarla… Sólo de hablar de Denia y de sus alrededores ¡me entran unas ganas tremendas de estar ya de vacaciones! Pero todavía nos quedan unos meses a Alfredo y a mí para poder por fin disfrutar de unos días de descanso. Mientras tanto, ya hemos estado mirando en la agencia Romer Playa las disponibilidades veraniegas y las viviendas ofertadas para entonces, pues parece ser que de tanto hablar de Denia, etcétera, se están animando una pareja de amigos que tenemos y puede que este verano no nos vayamos solos como de costumbre sino con ellos también. A veces hay que modificar los viejos hábitos y la agencia dispone de unos bonitos y espaciosos chalets que nos han particularmente llamado la atención. Con lo cual… No sé… pero esto está cada vez tomando más forma. ¡Qué ilusión y cuántas ganas!