Muebles para disfrutar del sexo

Yo creo que desde la llegada a nuestras vidas de las 50 sombras de Grey todo es diferente. Hemos abierto la mente en todos los aspectos. Incluso hasta el punto de que ya hay en el mercado muebles para disfrutar del sexo. Igual que quieres una silla de oficina con todo lujo de detalles, pues quieres algo para disfrutar del tema. Yo de momento, me conformo con los muebles que compró en Dismobel, que son muy cómodos y elegantes. Ahora bien, me callo si en ellos he hecho algo o no.

El cine nos evoca muchas situaciones. Por ejemplo ese famoso Cartero que siempre llamaba dos veces haciendo el acto encima de la mesa. ¿Lo recuerdas? Os cuento que una de las cosas más locas que he visto es una silla balancín. Y es que estos movimientos de balanceo hacen que éste sea un mueble increíble para que la pasión fluya. La mejor posición es “El Cierre”, da a la silla un ligero movimiento y asegúrate de estrechar con fuerza. Y cómo se hace. Pues la mujer se tiene que sentar en la silla con sus piernas enrolladas en la cintura del hombre que debe estar parado justo en frente. Mientras la silla empieza a mecerse, él debe sostener a la mujer muy bien de las caderas para controlar los movimientos. ¿Suena bien, verdad?

Subimos el nivel. Ahora nos vamos con un taburete en forma de mariposa. Eso sí, para esto vas a tener que cumplir con ese deseo de enero, ir al gimnasio para ponerte flexible. La idea es ubicarse en el taburete y la mujer deberá sentarse encima. Los dos tendrán los pies en el suelo y así la mujer podrá controlar la penetración moviéndose para adelante y para atrás.

shutterstock_260135258reducida

La fantasía del despacho

Una de las fantasías más recurrida es hacer el amor en el despacho, y si es encima de la mesa de oficina pues mucho mejor. Pues vamos a darnos un capricho. Los dos deberán estar en el borde del escritorio para que esta posición funcione. Él debe recostarse con las piernas separadas y las rodillas flexionadas mientras ella se sienta sobre él, con las piernas a cada lado. Con una mano en el pecho de él y la otra en la pierna, la mujer podrá moverse hacia delante y atrás para disfrutar de la penetración.

Vamos con otra fantasía. Hacer el amor en una alfombra. Te imaginas desnuda haciendo el amor con tu pareja. Pues que sepas que la posición de “El Águila” es ideal para hacerla aquí y así no te preocupes de terminar con las piernas llenas de moratones.  Para lograrlo, ella debe acostarse en el tapete con sus piernas levantadas y totalmente abiertas. Él se debe arrodillar entre sus piernas, agarrarle sus muslos y tener el control de velocidad para penetrarla.

Pues ya tienes las principales herramientas que necesitas para disfrutar con el mobiliario. Ya puedes probar con el famoso kamasutra.  Ahora solo es cuestión de encontrar el momento exacto para ponerlo en marcha. Ah, claro, y tener alguien con quién hacerlo. Como te decía, si eres más clásico visita la web de Dismobel y encontrarás dormitorios de lujo para dar rienda a tus fantasías, aunque no tengas silla balancín de por medio.