Tras el confinamiento, aumentaron los problemas físicos entre los deportistas

by

Tras el confinamiento, aumentaron los problemas físicos entre los deportistas

¿Cómo disfrutáis de vuestro tiempo de ocio? Se trata de una pregunta que suele ser bastante habitual entre familiares y compañeros de trabajo. De la respuesta depende la felicidad de las personas y el grado de satisfacción que tienen con la vida que llevan. Está claro que no todo el mundo tiene el mismo tiempo de ocio por razones laborales o personales, pero lo que también es evidente es que resulta imprescindible hacer un buen uso de él para que el resto de apartados de nuestra vida funcione mejor y nos permita tener un día a día equilibrado y satisfactorio.

Una de las actividades que más se ha puesto de moda en los últimos años para disfrutar de nuestro tiempo libre ha sido la práctica deportiva. Seguro que conocéis alguna persona de vuestro entorno que últimamente ha empezado a salir a correr, a hacer una ruta en bicicleta, que se haya apuntado al gimnasio o que haya decidido empezar a practicar algún deporte de equipo. Sin duda alguna, su decisión ha sido correcta porque es bastante probable que, gracias a una de estas actividades, haya encontrado el medio ideal para sentirse bien con su propio cuerpo y disfrutar, además, del tiempo que tiene para sí misma.

Estas no son las únicas razones por las cuales la gente empieza a practicar deporte en la actualidad. Hay alguna que otra más. Los expertos en la materia nos están comentando, en los últimos años, que la ciudadanía ha encontrado en el deporte un medio muy positivo para evadir nuestra mente de la rutina diaria, del agobio del trabajo o de los exámenes… Y es que el deporte es una actividad perfecta para que nuestra mente se encuentre sana y en perfectas condiciones para hacer frente al día a día, por muy duro que sea.

Analicemos ahora algunos de los datos que nos está proporcionando la actividad deportiva en España en los últimos tiempos. El primero de los que os proponemos fue publicado en la página web del Heraldo y aseguraba que, en el año 2019, el 48% de los españoles realizaba ejercicio de manera frecuente. Es un buen dato que casi la mitad de la población mueva el esqueleto casi a diario o, al menos, varias veces por semana. Teniendo en cuenta, además, que una buena parte de la población española es anciana y que no cuenta con demasiada facilidad para moverse, ese 48% adquiere un valor todavía más grande.

Por su parte, el diario La Vanguardia se hacía eco de las cifras que publica un estudio que sostenía que había crecido un 22% la cantidad de gente que practicaba deporte desde casa durante el confinamiento. Es algo que no nos extraña. Desde el mes de marzo a junio del año pasado estuvimos metidos en casa y eran muchas las personas a las que les preocupaba que eso tuviera una incidencia directa en su estado físico. Realizar algún tipo de ejercicio desde casa fue la mejor solución para intentar evitar que la amenaza se convirtiera en realidad.

Una época idónea para los problemas físicos 

Que el deporte es una actividad que cada vez le gusta a más gente está claro. Y, que tras el confinamiento, se han multiplicado los problemas físicos entre los deportistas, también. Es un dato que nos han trasladado los profesionales del Centro Avance. El motivo de este crecimiento de problemas físicos tiene que ver con que, después de tres meses metidos en casa, al cuerpo le ha costado retomar una actividad física como la que veníamos haciendo hasta el pasado mes de marzo.

Este tipo de problemas han venido sucediendo entre muchas personas pertenecientes a diferentes edades. El hecho de ser joven y haber estado acostumbrado a practicar algún deporte no ha sido óbice para la aparición de lesiones tras el confinamiento. Desde luego, la mejor de las recomendaciones es que sigamos haciendo deporte, pero que tengamos cuidado si hemos estado parados algún tiempo a causa de la pandemia. Sin duda alguna, esto servirá para que desaparezca el riesgo de lesiones en nuestro cuerpo y que, de este modo, no tengamos que padecer las horribles consecuencias que eso entraña.

Es evidente que puede haber casos en los que la lesión no tenga nada que ver con haber estado parados durante algunas semanas o meses. Por poner un ejemplo, todos y todas nos podemos torcer el tobillo en un momento determinado. Para eso está la rehabilitación y la fisioterapia. Y es que, sin estas ciencias, tendríamos mucho más complicado el hecho de disfrutar de nuestro tiempo libre practicando nuestro deporte preferido. Eso no sería positivo para nuestro estado psicológico o anímico. Nuestro tiempo de ocio, en ese caso, recibiría una puñalada mortal.