Mi fin de semana en Andorra

Siempre me habían dicho que los viajes a Andorra, o por lo menos hace muchos años, servían para comprar electrodomésticos, relojes y esas cosas. Pues bien, ahora la diferencia no es tan grande como hace décadas, pero siempre hay cosas que te llaman la atención. En mi caso fue Comerc Chamen, en su sede física donde tienen los precios más económicos en electrónica en Andorra porque buscan ajustarlos lo máximo posible con el fin de que sus clientes puedan comprar electrónica en Andorra.

Ahora bien, gracias a las nuevas tecnologías, ahora ya no tendré que volver a tener que hacerme la kilometrada para ir hasta Andorra, ya que en su página web lo puedo encontrar todo.

La verdad es que el Principado de Andorra es un país pequeño en cuanto a extensión, pero es sorprendente la cantidad de patrimonio artístico y cultural, así como la cantidad de hermosos paisajes y pueblos con encanto que ofrece. Lo recomendable para descubrir Andorra es realizar un viaje de entre cuatro y siete días de duración, ya que cuenta con un gran número de lugares interesantes, pero en mi caso lo tuve que reducir a tres días, un fin de semana de viernes a domingo.

Si eres un apasionado del arte estás de enhorabuena porque está muy presente en Andorra, ya que cuenta con unos 40 santuarios e iglesias románicas, entre las cuales destaca: el Santuario de Meritxell, un santuario románico dedicado a la patrona de Andorra, re-construido en 1972, obra de Ricardo Bofill, tras ser destruido por un incendio. Solo quizás la zona de Castilla, en especial en Valladolid, puede luchar con tanto arte románico.

El centro termolúdico de Caldea es mayor Spa y centro de bienestar de los Pirineos. Es un lugar perfecto para recargar pilas y liberarse del estrés, pero también destaca por su hermosa arquitectura. Está completamente rodeada de un entorno natural envidiable, y por ello no es de extrañar que cuente con innumerables parajes de suma belleza, como por ejemplo el Lago de Engolasters, en Vall d’Incles o el Puente de la Margineda. Los aficionados al esquí tienen una cita obligada con sus pistas.

Museos y pueblos

Las localidades más interesantes son las capitales de cada parroquia, ya que son las que normalmente ofrecen un mayor número de atractivos y lugares a visitar: Ordino, La Massana, Andorra la Vella, Encamp, Escaldes-Engordany, Canillo y Sant Julià de Lòria; pero también hay pequeños pueblos con un ambiente entrañable, como son el caso de: Les Bons, Pal, Santa Coloma, Engolasters y Soldeu. Te vas a sentir como en una zona totalmente diferente a la península.

Andorra también cuenta con un buen número de museos y salas de exposiciones. Los museos más relevantes son: el Museo nacional del Automóvil, el Museo de la Moto, Museo de las Miniaturas Nicolai Siadristy y el Museo Etnográfico Casa Cristo. Aunque no es un país de la Unión Europea, para los efectos es como si lo fuera, y no te ponen pegas en ningún lado, por ejemplo yo tuve que viajar en avión con mis mascotas, y el protocolo es como cualquiera que se sigue entre países miembros de la UE.

Como puedes comprobar, Andorra es un país que sigue dando mucho juego. Tanto en lo turístico como en lo económico, así que estaremos bien orgullos de tenerlos como vecinos.