Paolo Caucci, promovioendo el Camino de Santiago

El año pasado tuve la suerte de hacer el Camino de Santiago, toda una experiencia increíble que viví al lado de mi mejor amigo, mi perro. Lo llevé a Galicia a través del transporte de animales por avión y desde Ourense comenzamos una de las rutas más preciosas que pueden existir para disfrutar de la naturaleza pero también para encontrarse con uno mismo, de ahí que hoy esté contenta al saber que Paolo Caucci ha recibido un premio por su labor fomentando y promocionando este camino, algo que todos deberíamos hacer al menos una vez en la vida, con carácter religioso o no, como forma de conocer a nuevas personas o en modo introspección, ya que en cualquier caso nos marcará para siempre.

“El  Camino  de  Santiago  debe  ser  protegido  cual  obra  de  arte”.  Así  lo  aseguró este  catedrático e investigador italiano, cuyo nombre completo es Paolo G. Caucci Von Saucken (Ascoli, 1941),  tras  recibir  en  León  el  IV  Premio  Internacional Aymeric Picaud que concede la Liga de Asociaciones de Periodistas del Camino de Santiago. Conmemorando  también  la  festividad  del  Patrón  de  los  Periodistas,  San Francisco  de  Sales,  las  asociaciones  acordaron  este  encuentro para  festejarlo conjuntamente,  en  compañía  del  investigador  italiano,  quien  dijo  que “el Camino de Santiago es como una catedral, una obra de arte lineal, continua y única que hay que defender en todos sus sentidos”.

Caucci aprovechó este encuentro para resultar algo en lo que yo también caí mientras hacía la ruta con mi perro, y es que considera que en la actualidad  debe  priorizarse  el  cuidado  físico  del recorrido porque  no  se  puede  asfaltar  o construir encima del Camino.

Desde que en 1969 realizara por vez primera la Ruta Jacobea, Paolo G. Caucci no  ha  dejado  de  investigar  y  publicar  trabajos  sobre  el  Camino  de  Santiago. Ha pasado toda  una  vida  dedicada  a  promover  los  valores  jacobeos,  la  protección del Camino y la difusión internacional del fenómeno del peregrinaje tal y como reconoció el jurado del premio Aymeric Picaud y que tanto se merece este investigar.

Paolo  Caucci  agradeció  el  galardón  por  ser  un “reconocimiento  auténtico”  de quienes  conocen  y  narran  la  realidad  diaria  del  Camino,  como  son  los periodistas,  a  los  que  pidió  que  continúen  su  labor  y  se  atrevan  a  escribir  la historia  contemporánea  de  la  ruta.  “Se  ha  escrito  e  investigado  mucho  del pasado  del  Camino,  sobre  todo  de  la  Edad  Media,  pero  haría  falta  una historiografía moderna de los últimos 50 años”, señaló Caucci.

Durante siglos, el Camino de Santiago ha destilado humanidad y espíritu de libertad e independencia, lo que ha marcado el alma de Europa. Y es algo que se siente cuando lo recorres. Mucha gente lo hace por una promesa y hay motivos de lo más variopintos, pero lo cierto es que quien no lo ha hecho nunca no puede llegar a describir lo que se siente. En la editorial Aljibe hay varios libros que hablan sobre esta ruta y que son recomendables para todos aquellos que se estén pensando el hacerla atraídos por los estudios de Paolo Caucci o por cualquier otra razón más espiritual.

Por qué lleva el nombre de Aymeric Picaud este premio

El  premio  que  entrega  la  Liga  de  Asociaciones  de  Periodistas  del  Camino  de Santiago  lleva  el  nombre  de  Aymeric  Picaud,  el  fraile  considerado  el  primer cronista del Camino de Santiago; y  propugna la reivindicación del periodismo de  calidad,  rigor  y  objetividad,  tomando  como  base  la  sabiduría,  historia, cultura y ciencia aportada por el Camino de Santiago.  En  las  anteriores  convocatorias  del  premio  han  sido  galardonados  Carmen Pugliese, Carlos Mencos y Antón Pombo.