Sueltate

Suéltate. Es el momento de disfrutar.

Nuestra vida está llena de rutinas y actividades en ocasiones desagradecidas: el trabajo, la casa, los niños, el jefe, las facturas, los atascos, los vecinos… El día a día está plagado de obligaciones que, sumadas al tiempo que pasamos durmiendo, nos dan poco margen para dedicarnos a pasarlo bien con cosas que nos agradan. Es cuestión de esfuerzo y de organizarse algo más, pero siempre nos las arreglamos para ocupar cualquier resquicio de tiempo en adelantar otras obligaciones. Y no es justo. Solo se vive una vez, caramba. Sigue leyendo