La necesidad de relajarse para luchar contra el Bruxismo

El estrés puede afectar también a nuestra dentadura y lo hace mediante una dolencia llamada Bruxismo. Es una enfermedad que se relaciona íntimamente con nuestro estado nervioso y en ella tenemos el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes sin que sea necesario para nada. La solución es un tratamiento multidisciplinar que combina técnicas de odontología y fisioterapia de ATM que colaboran a eliminar la presión que ejerce la mandíbula sobre nuestra dentadura.

El cansancio, los nervios y las preocupaciones del día a día son los culpables principales del estrés. A pesar de esto, no afecta a todo el mundo por igual. Existen personas que sufren cuadros de ansiedad, otros síntomas de alergia, desarreglos hormonales o tensión en las mandíbulas, el Bruxismo. La edad de comienzo del Bruxismo es entre los 17 y los 20 años, aunque puede aparecer entre los menores de 4 y 8 años.

Las personas que padecen bruxismo aprietan y rechinan los dientes sin tener conciencia de ello, tanto de noche como de día. Lo más complicado es cuando se van a dormir, ya que es complicado de controlar. Es una afección bastante complicada de tratar.

En clínica caballero de Rodas  fue donde me ayudaron con el tema explicándome las causas, siendo por factores periféricos como son las anomalías o defectos en la boca de la persona afectada y por factores psicológicos, dolencias como la ansiedad o depresión. Una tercera causa pueden ser factores de tipo patológico como los problemas de sueño, toma de ciertas drogas, consumir alcohol o tabaco, traumas o enfermedades varias.

¿Cómo se detecta?

  • Problemas en la articulación temporomandibular que produce el rechinar y la presión constante en nuestra mandíbula.
  • Ansiedad, tensión o estrés ante la imposibilidad de controlar nuestros nervios.
  • Dolor de cabeza, mandíbula u oídos
  • Trastornos de carácter alimentario por el estrés
  • Sensibilidad dental a alimentos fríos o calientes
  • Insomnio
  • Desgaste del tejido dental.

El tratamiento dijeron que debía ser integral y multidisciplinario, por lo que necesitaba de técnicas de diferentes ramas de la medicina, caso de la odontología y la fisioterapia, para su completa aplicación.

Al ser una dolencia muy relacionada con el estrés hay que ser consciente de que debe relajarse, por lo que comencé a ir al gimnasio para liberar los nervios. Cuando una persona está más relajada, su mandíbula también lo está, por lo que ejercerá menos presión sobre dientes y encías.

Como muchos de los ejercicios se suelen quedar cortos el paciente debe acudir al especialista. Es el odontólogo el que hace un examen de las estructuras orales y periorales, los hábitos que tiene el paciente y hay muchas veces donde se requieren pruebas como la radiografía panorámica, ecografía o resonancia magnética.

Una vez realizado el examen clínico y establecidas las causas de la enfermedad se aplica el tratamiento que consiste en usar férulas dentales nocturnas que posicionan la mandíbula en una posición relajada y que colaboran en destensar la musculatura que rodea la articulación.

Se completa el tratamiento con la fisioterapia de ATM que ayuda a descontracturar la musculatura de la zona con técnicas manuales.

Como puedes ver, es vital relajarse e intentar llevar un ritmo de vida más tranquilo y alejar el estrés. Nuestra salud está en juego y el bruxismo es complicado de vencer, aunque de momento creo que voy por el buen camino según me han dicho los especialistas.

Espero que mi experiencia os haya sido de interés y si estáis ante algunos de los síntomas que he comentado antes, no lo dudéis y acudid lo antes posible a una clínica donde os ayudarán con este tema, que sabemos de las molestias que hace pasar, no solo a quien lo sufre, también a las personas con las que conviven. Es muy molesto, pero sabemos que al menos una solución existe y que hay varias maneras de afrontarla.

No lo dejes pasar y visita a tu médico que será el que mejor te aconsejará y que sabe realmente cual es la ruta que debes tomar para resolver de manera definitiva esta dolencia. Dejarlo para más adelante solo es postergar un problema que cuanto antes la soluciones antes podrás disfrutar de una calidad de vida adecuada como la que tu y los tuyos se merecen, así que ya sabes la solución.