El placer más dulce

¿Hay algo más placentero que el dulce?. La verdad es que no. Es tan perfecto que no podríamos vivir sin él. Su única pega es que engorda, pero por lo demás es maravilloso, ¿Verdad?

El dulce, como todo en la vida, ha evolucionado mucho, y ahora mismo lo que más se lleva son los cupcakes. Las hay de todas las formas y modelos. Si quieres conocerlo todo sobre este mundo, visita la página My Karamelli, allí encontrarás recetas, cómo hacerlos, instrumentos y muchas cosas más para que puedas crear hermosas tartas fondant, cupcakes, galletas decoradas, cake pops o cualquier dulce receta que puedas imaginar.

Por si no lo sabes, un cupcake es una pequeña porción de tarta para una persona. Se hornean en un molde igual que el de magdalenas y muffins. En el molde se colocan unos papeles llamados cápsulas. Este postre surge en el siglo xix. Antes de que surgieran los moldes especiales para cupcakes, solían hacerse en tazones, cazuelas de barro.

La receta base de un cupcake es la misma que la de cualquier otra tarta: mantequilla, azúcar, huevos, levadura y harina. La mayoría de las recetas para tartas pueden servir, y debido a su reducido tamaño se realizan más rápido que una tarta común. Es muy habitual en cumpleaños y celebraciones, dado a que es llamativo, permite una infinidad de sabores distintos y suelen gustar a todos. La decoración habitual de los cupcakes consta de un frosting, que suele ser un buttercream (crema de mantequilla). Se suele poner con una manga pastelera con una boquilla, aunque también se puede extender con una espátula.

Cómo puedes ver es muy sencillo, y la verdad es que es un manjar. Los cupcakes se han puesto muy de moda, incluso hay cursos y talleres para aprender a hacerlos. Incluso los más pequeños de casa también se atreven a ponerse manos a la obra. ¿Te apuntas a hacerlos?

shutterstock_205185010reducida

Deja un comentario