Suéltate. Es el momento de disfrutar.

Nuestra vida está llena de rutinas y actividades en ocasiones desagradecidas: el trabajo, la casa, los niños, el jefe, las facturas, los atascos, los vecinos… El día a día está plagado de obligaciones que, sumadas al tiempo que pasamos durmiendo, nos dan poco margen para dedicarnos a pasarlo bien con cosas que nos agradan. Es cuestión de esfuerzo y de organizarse algo más, pero siempre nos las arreglamos para ocupar cualquier resquicio de tiempo en adelantar otras obligaciones. Y no es justo. Solo se vive una vez, caramba.

En suéltate.es queremos que aprendas a relajarte, que dediques tiempo solo para ti, para mimarte, para divertirte, para compartir. Para lo que quieras. Haz un repaso de tu día y elige un tiempo para que al acostarte en la cama cada noche sepas que tienes algo bueno para recordar hoy y una nueva ilusión para levantarte por la mañana. No dejes de lado aquello que te gustaría hacer y aparcas para otro momento más apropiado. El momento es ahora.

De las 24 horas que tiene el día, pasamos unas 17 despiertos. Según los últimos estudios realizados, durante la última década hemos descendido los minutos dedicados a la diversión, distribuidos en vida social, actividades al aire libre como los deportes y aficiones. Aunque hemos aumentado el tiempo de “ocio” dedicado a los medios de comunicación (las estadísticas indican que invertimos casi tres horas en ellos, en bombardeos de información muchas veces de fiabilidad y calidad inciertas). Más de una hora la destinamos a los desplazamientos (de casa al trabajo y del trabajo a casa, al supermercado, al gimnasio…). El mantenimiento del hogar y los cuidados familiares se llevan tres horas, y el resto lo invertimos en el cuidado personal. Y el trabajo, claro. Lo verdaderamente alarmante es que las obligaciones se mantienen, y en cambio disminuye el tiempo dedicado a cosas que nos hacen disfrutar de verdad (puesto que está demostrado que el aumento de horas que pasamos frente a la tele y que le hemos quitado a otras actividades produce en realidad más infelicidad). ¿Por qué hemos sustituido unas actividades por otra que nos produce en realidad más insatisfacciones? Teniendo en cuenta que 23 años de nuestra vida los vamos a pasar durmiendo no parece que nos salga muy rentable (en cuanto a economía del tiempo) hacernos los perezosos en esta cuestión. Mantener siempre la misma rutina hace que perdamos la noción del tiempo, que un día sea solo igual a otro y que los meses y los años vayan pasando con poco aliciente en nuestras vidas. Por no hablar del estrés que supone desear que llegue el momento en que podamos dedicarnos a disfrutar y desconectar y que no se produce nunca. No es cuestión de esperar a la jubilación.

¿Qué te proponemos? Actividades, cursos, escapadas… Cosas sencillas y fáciles de realizar, pero muy gratificantes: manualidades, eventos, rutas, juegos, lecturas, películas, recetas… Actividades terapéuticas en solitario o en familia, todo a favor del ocio y el bienestar de la manera que tú prefieras. Haz de cada día un día distinto. Déjate llevar. Suéltate.

Deja un comentario